JOSUEL DOS SANTOS BOAVENTURA

EL SINCRETISMO COMO FORMACIÓN DE LA IDENTIDAD RELIGIOSA


* Indication of biography about this matter for personal deepening:

. BERKENBROCK, V. J. A experiência dos Orixás: um estudo sobre a experiência religiosa no candomblé. Petrópolis: Vozes, 1997.

. CONCÍLIO ECUMÊNICO VATICANO II, 1962-1965, Cidade do Vaticano. Sacrossanctum Concilium. Disponível em http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vatii_const_19631204_sacrosanctum-concilium_en.html. Acesso em 24 de julho de 2017.

. IPOAA Magazine. The Religions of Latin American and African Slaves: Indigenous People of Africa and America., year 2010. Digital texto, disponível em http://www.ipoaa.com/religion_african_latin.htm. Acesso em 23 de julho de 2017.

. MARZAL, M. El rosto índio de Dios. Lima: Pontificia Universidad Católica de Peru, 1991.

. MEDINA, Walys Matos. Sincretismo religioso dominicano. Disponível em http://elrinconcitoculturalrd.blogspot.it/2016/07/sincretismo-religioso-dominicano.html Acesso em 02 de junho de 2017.

. REHBEIN, F. C. Candomblé e salvação. São Paulo: Loyola, 1985.

. SCHREITER, R. J. A nova catolicidade: a teologia entre o global e o local. São Paulo: Loyola, 1998.

. SILVA, Antonio Aparecido da (Org.). Existe um pensar teológico negro? São Paulo: Paulinas, 1998.

. SOARES Afonso Maria de Ligorio. Impasses da teologia católica diante do sincretismo religioso afro-brasileiro. Disponivel em http://ciberteologia.paulinas.org.br/ciberteologia/wpcontent/uploads/2009/05/impassesdateologiacatolica.pdf Acesso em 22 de julho de 2017.

. WILSON, R. Maya resurgence of Guatemala: Q’eqchi’ Experiences. Norman Oklahoma University Press, 1995.


Para la comprensión de la dinámica del sincretismo es necesario tener presente que, en la historia de las civilizaciones, “la interacción cultural y la transformación simbólica siempre ocurrieron” (SCHREITER, R. J. Op. cit. p. 76) caracterizando, entre otros, la formación de identidades religiosas. No se puede pensar que exista identidad cultural o religiosa pura, pues, por más tradicional que sea, será siempre adaptación según el ambiente (cf. Ibid. p. 79) y resultado de las experiencias vividas e interactuadas. Siendo así, cuando hablamos de sincretismo religioso, partimos de conceptos integrados de cultura, según los cuales,

“las personas luchan para vivir vidas integradas, buscan incorporar nuevas informaciones en su propio universo cognitivo, para lograr una vida humana más plena. Los resultados de estas tentativas raramente son organizados y completos, una vez que las nuevas informaciones también cambian el universo cognitivo. Nuevas informaciones nunca son recibidas en el vacío, son relacionadas con lo que ya se sabía”. (SCHREITER, R. J. Op. cit., p. 80).

Así, para que surja nueva identidad religiosa, es necesaria la interacción cultural y la transformación simbólica, que están en la base del sincretismo. Ese proceso se da de diversas maneras. Es importante considerar la división que el autor R. J. Schreiter hace para comprender el proceso que se dio en Brasil y en los demás países de América Latina. Él examina estos tres tipos: por hibridismo, por jerarquía y por resistencia.

Formación de la identidad por hibridismo – se refiere a la mezcla de culturas y lenguas de diferentes pueblos. Este tipo de identidad es lo que se llamó también de criollización. Son seis los tipos de mixturas que son llamadas hoy como hibridismo:

Las tres primeras se refieren a los fenómenos sincréticos propiamente dichos. El primero se trata del surgimiento de una nueva realidad a partir de la unión entre cristianismo y otra tradición. En este caso esta tradición ofrece la estructura básica de esta nueva realidad. En el segundo es el cristianismo que da la estructura para el sistema sincrético, pero recibe una nueva interpretación siendo remodelado substancialmente. Este proceso es arbitrario por parte de esta otra tradición, esto es, independientemente de cualquier diálogo con el cristianismo establecido. En el tercer fenómeno son seleccionados algunos elementos del cristianismo e incorporados a otro sistema. No surgirá una nueva realidad, pero ese otro sistema se enriquece con estos nuevos elementos (cf. Ibíd., p. 84).

Las otras tres mezclas se refieren a los sistemas religiosos duales (que llamaríamos también “dupla pertenencia”): Un primer grupo, las personas tienen conciencia de la distinción entre el cristianismo y la otra tradición, pero aún así practican ambas de lado a lado. En el segundo grupo, tenemos el cristianismo como religión predominante, pero que incluye en sus rituales una selección de elementos de una segunda tradición, que es, así mismo, practicada separadamente del cristianismo por otros fieles. En el tercer grupo, nuestro autor evalúa como problemático, pues las personas que adhieren al cristianismo buscan mantener también la fidelidad a su identidad nacional que a su vez trae su propia expresión religiosa (cf. SCHREITER, R. J. Op. cit., p 84).

Formación de identidad por jerarquía – Es cuando el líder eclesial o su elite cultural intenta mover en una determinada dirección la mezcla cultural y religiosa ocurrida (cf. Ibid., p 87). Eso puede suceder por asimilación jerárquica en el sentido de incorporar prácticas e ideas externas. Por ejemplo:

“La elección del día 25 de diciembre para conmemorar la fecha de nacimiento de Cristo fue una asimilación de la Saturnalia romana, así como la introducción del árbol para celebrar la Navidad en el norte de Europa. La asimilación es un recontextualización de signos y rituales que pueden volver la identificación con el cristianismo más fácil para miembros de otras culturas, aunque eso ocasione un cambio en el cristianismo también” (SCHREITER, R. J. Op. cit., p. 88).

La formación de nuevas identidades por jerarquía se da también por medio de legislación, por ejemplo: reformas de la iglesia oficial (Siglo XVI), “la promoción de algunos santos o devociones especiales como la función de moldear nuevas identidades religiosas en el catolicismo” (Ibíd., p. 88), la producción de documentos oficiales del cristianismo católico con orientaciones y direcciones para la acción misionera y para volver a la inculturación más posible o para postergarla, etc.

Formación de identidad por resistencia – Es sobre este último tipo que nos detendremos ahora, por tratarse de un encuentro cultural en el cual el poder desempeña un papel determinante, volviendo el encuentro invasivo, desigual y violento. Transcurriendo esto, la reacción es la resistencia. “La resistencia puede asumir la forma de total rechazo en participar o, si la participación es forzada, de alejamiento lo más pronto posible” (Ibíd., p. 82). En este sentido, vamos a analizar dos ejemplos de diferentes pueblos de América Latina que ilustra muy bien esta parte de nuestro estudio:

El territorio de los pueblos Tainos da Republica Dominicana fue invadido por los españoles en el siglo XVI, pero los Tainos consiguieron expulsarlos inminentemente lejos por cuarenta años. Todas las iglesias fueron destruidas y en el lugar fueron edificadas las kivas (lugares sagrados de encuentro). Los españoles pudieron conquistar el área, pero los pueblos Tainos, aunque habiendo aceptado el cristianismo, pasaron a cultivar una doble participación, esto es junto a los rituales cristianos, ellos realizaban también algunas prácticas religiosas de manera clandestina y en secreto. Los ritos fúnebres, por ejemplo, no siempre se daban de forma cristiana, y cuando resolvía llamar al clero local era porque los otros rituales ya habían sido realizados según lo que aprendieron de sus antepasados. Al mismo tiempo que se da la veneración de los santos y otras fiestas, es vivida también la devoción a otros espíritus y entidades (cf. SCHREITR, R. J. Op. cit., p 82).

Los Q´eqchi son un pueblo de cultura Maia da Guatemala. El colonialismo les impuso el cristianismo, ajeno a los valores de su cultura. Cuando ellos lograban dejar de lado esta nueva religión, hicieron una reinterpretación de su herencia maya, abandonando por completo el cristianismo. Lo interesante es que el ejército los descolocó para un área diferente, lejos de las montañas donde invocaban los espíritus de determinada montaña (los tzuultaq´as). Sus relaciones con estos espíritus fueron cortadas, pero después fueron recuperadas y recontextualizadas en espacios diferentes según las nuevas condiciones del resurgimiento maya. De ahí, entonces los tzzultaq´as pasaron a aparecer delante de los Q´eqchi´ vestidos como propietarios de los campos alemanes y, recientemente, aparecieron con trajes militares (cf. Ibid., p. 82). Los únicos propietarios y militares que pueden dar órdenes a los Q´eqchi son los tzuultaq´as.

Como podemos percibir, el encuentro entre cristianismo y las culturas fue también un encuentro de religiones, pues no hay cultura sin religión. Como sabemos, en sus principios el proceso evangelizador se dio sin tener en cuenta su exigencia fundamental, esto es, la inculturación – “adaptación” a la mentalidad de los pueblos y culturas (cf. SC 37). Cuando esto sucede, de hecho incorpora elementos culturales que tienen también su expresión religiosa. Así este proceso está en estrechamente ligado con el sincretismo, pues ambos poseen elementos de una religión en otra. Tal vez por eso todavía exista tanta resistencia en relación al proceso de inculturación, tan necesario en la evangelización. Aunque más adelante tendremos oportunidad de estudiar con mayor profundidad el proceso de inculturación, pienso que es conveniente presentar una breve comparación entre sincretismo e inculturación para volver más clara nuestra comprensión respecto del sincretismo.

En el sincretismo hay una asimilación de los elementos cristianos por las religiones. En la inculturación el cristianismo ha sido llamado a asumir los rostros y los elementos de la cultura local, que ya tiene su modo de ser y de vivir plasmado por una comprensión religiosa. Así es posible decir que inculturación es reverso del sincretismo (cf. BERKENBROCK, v. J. Op. cit., p. 348) o, como decía M. Marzal: “el sincretismo es la otra cara de la inculturación” (MARZAL, M. apud SCHREITER, R. Op. cit., p. 93). Esta relación puede ser mejor comprendida a partir de lo que afirma el autor V. Berkenbrock:

“(…) el sincretismo es el proyecto de los evangelizados e inculturación es el proyecto de los evangelizadores; la inculturación quiere ser un proceso de apertura para el otro y el sincretismo es el resultado de la resistencia en el contacto (inevitable) con el otro; la inculturación es un proceso activo, el sincretismo es un proceso reactivo. La inculturación es un proyecto de la cultura dominante, el sincretismo es un proyecto de resistencia de la cultura dominada” (BERKENBROCK, V. J. Op. cit., p. 348).

La fuerza profética del mensaje cristiano trajo vida y liberación para todo ser humano. En contacto con muchas culturas, por un tiempo esta verdad fue ocultada, volviendo dramático el encuentro. De este encuentro, surgieron algunas formas de resistencia, nuevos descubrimientos y resignificaciones, expresión de la capacidad creativa de cada pueblo visitado, posibilitando una vivencia particular del cristianismo. En nuestros días, ya es posible admitir de una manera positiva que en muchas de las experiencias evangelizadoras, los elementos religiosos de las culturas no desaparecieron en el contacto con el cristianismo, pero encontraron su nueva forma de expresión dentro del cristianismo “inculturado”. Lo que llamamos hoy piedad popular es la síntesis que resulta de este encuentro, en sus múltiples adaptaciones a la nueva realidad. Por lo tanto, podemos analizar críticamente el sincretismo, pero sin dejar de reconocer que su positividad nos ayuda a entender mejor el proceso de la inculturación y así podemos realizarla de manera eficaz.


Original title: O SINCRETISMO COMO FORMAÇÃO DE IDENTIDADE RELIGIOSA (Ndega.blogspot.com)

Author: Josuel dos Santos Boaventura PSDP

Theological review: Dr. Fr Luis Carlos Susin

Translation: Nómade de Dios

JOSUEL DOS SANTOS BOAVENTURA
  • JOSUEL DOS SANTOS BOAVENTURA Ministro de Culto Religioso
  • Sou um sacerdote catolico, membro do Instituto Pobres Servos da Divina Providencia. Minha área de pesquisa é Teologia e cultura

Comentários

Você precisa estar logado para escrever um comentário.

Fazer login